Tratas de ser cordial mientras gritas con las

Tratas de ser cordial mientras gritas con las pestañas,
Afilados mazos,
Ley de lo mediocre;
Y tus pupilas son, realmente, niñas malcriadas,
Hijas del maltrato,
De humor innoble.

Contra los rebaños en la histriónica batalla
Los topos abundan
(90%)
Y las alternas vanguardias de lente y pasta,
De masas mustias,
Ya son ministerios.

Galeristas justan con las patillas de sus gafas:
Posan en sus bocas,
Posan en sus sienes,
Acullá posan las corcescas, como si pensaran,
Mientras sueñan moscas
Junto a sus frentes.

Anuncios

Porque priman las aguas; Porque, por muy pútridas

Porque priman las aguas;
Porque, por muy pútridas que fueren
Ansiamos abrazarlas
Con la garganta agreste
Aunque todas corran solas, ¿comprendes?

Porque nos dieron vida
Y, no obstante, pugnan por reventarla.
Alfa otorga su espina,
Ella florece, grata,
Y la sardina en el caudal rescata

La luz y la gangrena
Del júbilo más sórdido del tiempo
De héroes en cera.
Agua de paragüero;
Llovéis, infantes, con mucho esmero

Mientras sonría
Esa moneda
Que se oxida.

Me tachas de tullido        

Me tachas de tullido                sin aún conocer
Mis trágicas proezas                en el seno del ser;
Nunca fui suficiente                para satisfacer
Tu caminar lascivo                tan ebrio de poder;

Aquello que ansías conocer
Solamente será concebido
Si en el baremo de tu saber
Bien encaja el ente medido.

De acuerdo, mi discurso
Lo formularé en dictado más breve:
Acceder a tu mundo
Que mi totalidad niegue requiere;
¿En tu orden perfecto
No tiene cabida este soneto?